miércoles, 1 de octubre de 2014

A Miller Teller se le llena la boca de mierda

Milles Teller, por si alguno no lo conoce, es un actor de tantos que en su día se creyó alguien importante por recibir un premio en Sundance que ahora como todo hijo de vecino coge proyectos donde lo más importante es el cheque que te dan. Por eso, como el mismo asegura trabajo en Divergente y por eso firmó por los 4 Fantásticos.

Aquí le vemos en todo su esplendor, jejeje

El caso es que el amigo ha decidido hacer unas declaraciones sobre la ya polémica película que supondrá el reinicio de los 4F en el cine. Asegura sobre los trabajos de Tim Story que, será mejor copiar sus palabras:
"Todos los actores eran mucho más mayores, sus personajes estaban en lugares distintos. El tono de esta película es completamente diferente: No tenemos a Michael Chiklis con una gran cosa de poliestireno, y creo que una visión más terrenal es lo que la gente quiere. Tienes que lidiar con estos personajes pero los haces gente real en cómo existen en el día a día. La gente quiere que se lo tomen más en serio que si fuera como 'Dick Tracy', kitsch, demasiado comiquero".

Es maravilloso que un actor de su embergadura se preocupe de lo que la gente quiere pero solo hace falta hablar con muchos fans de Marvel (como debió hacer en la ComicCon) para saber que es lo que no queremos. Yo no quiero un Reed Richard con cara de Alvil el de las ardillas, no quiero una Sue anoréxica, un Ben con orejas de soplillo y sobre todo, y como todos una Antorcha Humana de color negro. Cuando vas a ver una versión cinematográfica de un comic quieres ver un comic en la gran pantalla, ni más ni menos. ¿Que vas a ver Watchmen? Vas a ver una película lenta llena de pequeños detalles y los disfrutas por mucho que otra gente bostece ¿Que vas a ver 300 o Sin City? Quieres ver esos planos igualitos a las viñetas ¿Que vas a ver los Vengadores? Quieres ver al Capi dando ordenes, a Ojo de Halcón quejarse y a Hulk dando hostias como panes. No somos un público exigente, si una película se hace con respeto y cariño la guardamos en la estanteria del corazón para siempre. No queremos reflexiones existenciales sin venir a cuento ni planos de una flor de dos minutos de duración (Ang Lee te odiaré siempre) a no ser que sea así en las viñetas, queremos lo que queremos.

Hagamos una comparativa rápida para ver que grupo se parece más al de los comics.
Los comics. La imagen que todos tenemos en mente desde que se publicó el primer comic de la gran familia.

Los nuevos, ¿ha mezclado el director de casting alcohol y LSD? 

 Los anteriores. El uniforme hace mucho pero la estética es clavadita.

Los orígenes, la versión de Roger Corman de la que pronto saldrá un documental.

Esta claro, señor Teller, que pierden de goleada. 
No quiero dejarme en el tintero que si escribo este post es realmente por la falta de respeto a Michael Chiklis. Ese actor secundario hasta que triunfo con The Shield que reverenciaba los comics desde su niñez hasta tal punto que edita su propia serie (Pantheon) y que declaro ser la persona más feliz del mundo por meterse en ese "traje poliestireno" y hacer felices a los niños que como él mismo adoran al personaje de piedra con los ojos azules. Un actor sin pretensiones que tiró de cabeza porque era consciente que una oportunidad así solo se presenta una vez en la vida y no como este bastardo de Miller Teller.
Esta claro que lo mejor que le puede pasar a este proyecto es que el avión donde vayan haga un Aaliyah. Una vez más, siento la parrafada, solo quería desahogarme.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario